FUNDA.PDEN

24 HORAS DENUNCIANDO LAS VIOLACIÓN DE DERECHOS HUMANOS DE LA INFANCIA EN ESCUELAS DE VENEZUELA, Y EL MUNDO: ENVÍENOS SU CASO AL CORREO: denuncias.educativas@gmail.com : PARA PUBLICARLO, SOMOS UNA ONG comprometida a acabar con las violaciones de los Derechos del Niño

martes, 13 de marzo de 2012

QUE SON LAS ESCUELAS BOLIVARIANAS

Escrito Por: Mariano Herrera
Una iniciativa de mucho consenso en educación era y sigue siendo las escuelas bolivarianas. Se trata de escuelas que atienden a los alumnos durante 8 horas al día. La razón del consenso es doble. Por una parte, las escuelas de doble turno son una reminiscencia de una situación vieja, mayor de 50 años, cuando los gobiernos del inicio de la era democrática mostraron una gran responsabilidad y voluntad política por universalizar la educación primaria. Para ello, decidieron que cada escuela pudiera atender el doble de alumnos en sus aulas mediante la utilización de dos turnos escolares al día. Esa medida, que debió haber sido provisional, se mantuvo todos estos años. Una de las consecuencias de los dos turnos es que el horario escolar en primaria se redujo a 5 horas diarias en cada turno y cada aula es compartida por dos grupos de alumnos y docentes. De modo que cosas tan simples como la ambientación pedagógica del salón o la exposición de los trabajos de los alumnos en las paredes, son un problema en esas escuelas.
Por todo eso desde la década de los 90 del siglo XX estaba circulando la propuesta de las escuelas a tiempo completo, llamadas “escuelas integrales”, basadas en el modelo del mismo nombre que se inició y desarrolló exitosamente en Mérida en la década de los 80, bajo el liderazgo de Antonio Luis Cárdenas, quien luego fue Ministro de Educación. Uno de los primeros anuncios de este gobierno fue la puesta en marcha del programa “escuelas bolivarianas”, que es el nombre que le dio a esas escuelas de turno completo. Esta medida causó satisfacción en casi todos los educadores y los preocupados y ocupados por este tema.
La implantación no es sencilla. Lo ideal es construir nuevas escuelas con un diseño adaptado al programa. Es decir, con aulas suficientes para la población local, docentes contratados a tiempo completo y personal especialista para trabajar con los alumnos con actividades recreativas, deportivas, artísticas, tecnológicas, etc. Y con las instalaciones apropiadas para la preparación y el servicio a todos los alumnos de tres comidas diarias. Otra alternativa es transformar escuelas de doble turno en bolivarianas. Esto supone que uno de los dos turnos se queda en esa escuela y el otro debe migrar a una o varias escuelas vecinas, con capacidad para garantizar el cupo a los alumnos del turno eliminado. Y una tercera iniciativa, intermedia, es transformar en bolivarianas aquellas escuelas que sólo atendían un único turno.
Hoy el gobierno exhibe datos que indican que existen cerca de 10.000 escuelas bolivarianas. Pero el diablo está en los detalles. ¿Cómo se han creado? Una de las medidas es un decreto que declara “bolivarianas” a escuelas que siguen siendo de dos turnos, pero reciben al menos una comida diaria. Esto ya desvirtúa completamente la idea inicial del programa. Pero hay más.
Recientemente, el Ministerio de Educación ha decretado bolivarianas algunas escuelas sin tomar las medidas necesarias. De modo que de un día para otro, las aulas de esas escuelas reciben a los alumnos de ambos turnos, en un solo turno y en el mismo salón. De repente aulas que acogían a 34 alumnos por turno, se llenan con más de 60. Es un verdadero hacinamiento y un maltrato porque, además, las aulas sólo tienen, cuando mucho, 36 ó 38 pupitres o mesas. Esta situación desvirtúa totalmente la finalidad del programa. En algunas escuelas, para “solucionar” el problema han establecido un “día de parada”. Un día a la semana en la que alguno de los dos turnos de todos los grado se quedan sin asistir a clases para disponer de más espacio para disminuir el hacinamiento cotidiano. Sin duda peor el remedio que la enfermedad.
Esto no es una denuncia. Dar los nombres de las escuelas pondría en peligro el empleo de quienes nos informan. Es una alerta. ¿Para qué se toman estas decisiones? ¿Para decir que aumentan las bolivarianas? La sociedad debe exigir a las autoridades educativas que estén más pendientes de la calidad de la educación y menos de la producción de estadísticas auto-engañosas para satisfacer al jefe. Porque no están engañando a más nadie.

Entradas populares